Posiciòn del cuerpo y de los pies -actitud general

Nada màs lamentable que ver ciertos alumnos tocar el violìn con el pecho hacia adentro y las espaldas encorvadas ,inspirando en quièn los observa una sensaciòn de verdadera pena.

Una correcta posiciòn , ademàs de predisponer bien al auditorio en favor del ejecutante , inspira , por sì misma , simpatìa y confianza .

El cuerpo debe ser mantenido bien erguido, el pecho saliente y las espaldas echadas hacia atràs , para facilitar una respiraciòn tranquila y normal . El peso del cuerpo reposa completamente sobre ambas piernas, las puntas de los pies deben estar ligeramente abiertas . èsta posiciòn es recomendable, porque , como muy bien dijo Flesch , màs estètica , deja al cuerpo una màs amplia base y mayor libertad de acciòn en esos movimientos sub conscientes que el violinista cumple en los momentos màs expresivos de la ejecuciòn . Cuidese de no dejar tomar la pèsima costumbre de abrir excesivamente las piernas , lo que es  estèticamente horrible .

El arco debe quedar apoyado con su propio peso ,sin añadir nada de la presiòn del brazo , cuyos mùsculos y articulaciones deben ser completamente elàsticos y flexibles. El arco forma con el puente una lìnea paralela , cortando la cuerda en perfecto àngulo recto. El arco està apoyado sobre la cuerda entre el puente y el extremo lìmite del diapasòn .

El alumno inconscientemente, crea los màs variados defectos de posiciòn , que el ojo vigilante del maestro corregirà inmediatamente . Deberà insistirse siempre en persuadirlo de la absoluta necesidad de usar continuamente la propia voluntad y atenciòn. El discipulo debe pensar y reflexionar sobre cada detalle y en toda ocasìòn , puesto que el violìn es un instrumento tan complicado  ,que no admite ni descuido ni distracciòn .

El maestro explicarà al alumno la funciòn del tornillo del arco , debe aconsejarle vivamente que afloje las cerdas antes de volver a ponerlo en el estuche, porque solo asì la baqueta conservarà su forma arqueada y por consiguiente su flexibilidad .