De la constancia, que precede la perfección del violinista.

El mediocre hace muchas cosas y a medias .

Ya lo dice el viejo y conocido proverbio: el que mucho abarca poco aprieta.

El que aspire a violinista, tiene también que aspirar a poseer ciertos grados de perfección, sin la cuál por ejemplo no se podrá afinar exactamente una melodía . También se puede llegar a la obsesión, sin culpa, y el músico que quiere ejecutar BIEN,deberá vivir a veces con ella . Si analizamos la caligrafía musical de Beethoven , se puede observar su pasión y su obsesión y perfección escritas en el papel .

Como dije, en la biografía de los músicos , se hace evidente el poder llegar a alcanzar la perfección ,acompañados de rasgos obsesivos , ingredientes sin el cual no se podrá ser un músico exacto .

Muchos célebres músicos han sufrido por aquello , algunas desestabilidad mental, o de carácter  o emocional ,la mayoría solo por lapsos de tiempo más o menos cortos durante su vida, otros, terminando su vida en hospitales de salud mental , es el caso de uno de los mejores pianistas alemanes: Robert Schumann .

En todos los casos ,al aspirar a la perfección , tanto interpretativamente como compositivamente, es evidente que ha dado sus frutos muy fecundos, si consideramos la excelente  producción musical de aquellos.

Poseer ciertos grados de perfeccionismo y obsesión es normal para esta clase de personas ,la cuál el resto considera anormal o desequilibrado.

La mediocridad va de la mano con la inconstancia  , el mediocre tampoco es apasionado , el mediocre suele ser de una personalidad” light”, trata de vivir una vida cómoda sin mucho compromiso, en estas actitudes se oculta un gran ego y una pizca también de indiferencia, hacia todas las cosas. Para el desapasionado es más importante él o ella ,que por ejemplo la música, o el bien común, etc.

También el hombre medio, tiene el defecto de la postergación,  piensa que quiere asumir compromisos , pero los patea siempre para adelante , con lo cuál de ésta manera nunca llega.

Como decía Santo Tomás de Aquino: el no aspirar a la perfección , peca. Es decir ofende al orden divino.El mediocre también siempre tiene una excusa para no trabajar y cultivar la virtud.

El camino hacia la perfección es siempre cuesta arriba. No siempre se puede permanecer en el camino ascendente , a veces por nuestra debilidad o negligencia .El camino del virtuoso es duro .

Bueno, sabemos de sobra que Tomás aspiró y llegó a la perfección. El músico recorre un camino similar .

El querer aspirar y caminar por el camino de la perfección, no se debe mezclar con deseos de popularidad ,fama ,dinero ,etc, éstas son distracciones que no favorecen a la meta de la perfección .

El camino de la perfección como el de la humildad terminan cuando nuestra vida mortal se apaga .

El pensar o sentir que ya se es perfecto , es señal justamente de imperfección.

La constancia es compañera y amiga fiel de la perfección .

Constancia y perfección, en parte , no es practicar diez horas por día cada vez que se me dá la gana , sino el contrario , comenzar estudiando el violín ´poco tiempo ,pero ,cada día hasta hacernos el hábito.Después se podrá ir aumentado la sesión de estudio paulatinamente .

Para terminar daré un ejemplo que siempre se debe considerar para andar en el camino correcto: Hay muchos violinistas que ejecutan con cierta desenvoltura ejercicios y conciertos difíciles, pero , al pedirsele que ejecute lentamente un solo pequeño  fragmento de notas , se advierte enseguida que la afinación es deficiente y el movimiento de los dedos torpe .

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.