El violinista y la orquesta

Desde el punto de vista puramente técnico instrumental,estando en una orquesta no se beneficia ni la calidad del sonido ni la afinación del violinista.

Porque entre tantos timbres diferentes más el volúmen de toda la orquesta no se puede escuchar perfectamente la afinación , y con respecto al sonido es facil camuflar el sonido entre los otros integrantes de la orquesta y entre los violinistas mismos.

Sin embargo la actividad profesional comienza desde la orquesta.

Muchas veces las necesidades de la vida obligan a buenos violinistas a aceptar contratos de orquesta que nada de común tienen con el verdadero arte. He aquí el peligro que acecha a los jóvenes violinistas, que no tienen una visión clara del arte y se dejan arrastrar por las circunstancias de la vida, pasándose la vida de una orquesta a otra descuidando el verdadero estudio del violín.

También muchas veces buenos violinistas se extravían pensando solamente en la parte económica y material, y hacen que se desvanezca la ilusión primera de hacer verdadero arte.

Se debería rechazar toda actividad y contrato que impide el estudio y conocimiento del violín, porque por poco dinero se desperdicia la habilidad del violinista.

En las orquestas oficiales, son tantos ensayos diurnos y nocturnos incluidas las funciones, (muchos integrantes de orquesta también trabajan como profesores en conservatorios) y todo esto agota las energías del violinista, y le quitan toda voluntad y posibilidad de ocuparse de sí mismo , en cuánto a progresar en el estudio del violín.

En la orquesta del teatro ,es muy difícil controlar la ejecución y el cansancio que sobreviene influye en crear un estado de ánimo que todo lo deja pasar, anulando reacciones de corrección, estimulos y deseos de perfeccionamiento.

También el primer violín en las orquestas se confunde con la masa, y no puede ser tratado con delicadeza ni con provecho personal.

Quién puede destacarse y no le apremia el problema económico,debe buscar otro camino para acercarse al verdadero arte , porque la orquesta no es el camino sino una desviación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.